Libero Milone, ex alto cargo económico, demanda al Vaticano por ser despedido al descubrir una corrupción financiera generalizada. SU ASISTENTE, FERRUCO PANICCO, SE UNE A LA DEMANDA

Read Time:18 Minute, 34 Second

Dos ex altos cargos económicos del Vaticano aseguran que su demanda recién presentada demostrará la corrupción financiera generalizada tanto entre los cardenales de la curia como en la dirección de la policía nacional del Vaticano. Libero Milone recuerda que le contrataron para revisar las cuentas y cuando descubrió la corrupción, le despidieron bajo la acusación de espionaje.

(The Pillar/InfoCatólica) Los demandantes dicen que fueron nombrados por el Papa Francisco para poner en orden las finanzas del Vaticano, y fueron despedidos cuando descubrieron la corrupción, y vieron cómo el cardenal Angelo Becciu los acusaba falsamente de espionaje.

Libero Milone, la primera persona que ocupó el cargo de auditor general del Vaticano, presentó una demanda el 4 de noviembre contra la Secretaría de Estado del Vaticano, alegando que fue despedido injustamente y amenazado injustamente con un proceso penal, debido a los descubrimientos que hizo mientras hacía su trabajo.

El destituido auditor del Vaticano fue obligado a dejar su puesto en 2017 bajo la amenaza de ser procesado por espionaje y malversación de fondos, aunque le quedaban tres años de contrato.

Milone y un exsubordinado demandan una indemnización de más de 9 millones de euros por lucro cesante, daño a su reputación y sufrimiento emocional

En una rueda de prensa celebrada el 8 de noviembre, Milone y su ex adjunto Ferruccio Panicco explicaron a los periodistas que presentaron una demanda conjunta sólo después de que Milone pasara años pidiendo a los funcionarios del Vaticano que limpiaran su nombre.

Los ex auditores dijeron que cuando su demanda en la Ciudad del Vaticano se ponga en marcha, presentarán los registros del Vaticano que detallan la mala conducta financiera, la malversación de fondos y el desfalco por parte de altos funcionarios del Vaticano.

Entre los implicados estarán cardenales de la curia y el antiguo jefe de la Gendarmería del Vaticano, según los ex auditores.

Milone fue nombrado por el Papa Francisco como auditor general del Vaticano en 2015, y ocupó el cargo hasta junio de 2017.

El cardenal Angelo Becciu, entonces sustituto de la Secretaría de Estado, le ordenó que renunciara al cargo.

El empresario de origen holandés llegó al puesto con excelentes credenciales: anteriormente fue presidente y consejero delegado de la delegación italiana de Deloitte, y miembro del consejo de administración global de dicha firma en Nueva York. Antes de ocupar el puesto en el Vaticano, había pasado 32 años en Deloitte, dirigiendo las divisiones globales de recursos humanos y aviación de la empresa.

Cuando llegó al Vaticano, Milone también tenía experiencia en auditoría ejecutiva sin ánimo de lucro. Había formado parte del comité de auditoría del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, y esperaba que eso se trasladara bien a su trabajo en la Curia Romana.

Pero cuando Milone fue designado para revisar los registros financieros del Vaticano, Becciu acusó al contable de excederse en su mandato, de «espiar» las finanzas privadas de los altos cargos de la curia, incluido el propio Becciu.

En declaraciones a The Pillar esta semana, Milone dijo que sólo se decidió a demandar después de años de intentar persuadir a la Santa Sede para que reivindicara su reputación.

«Hice mi trabajo lo mejor que pude, y creo que hice un buen trabajo», dijo Milone a El Pilar. «Creía en un código deontológico, y respeté el código deontológico establecido por el Instituto de Censores Jurados de Cuentas del Reino Unido, del que sigo siendo miembro».

«No soy el tipo de persona que se doblega a la primera de cambio. Me echaron, si puedo usar esa expresión, simplemente porque me encontré con cosas que alguien no quería que viera».

«Tenía derecho a entender por qué se me presentó un decreto penal el 19 de junio [de 2017], diciendo que estaba espiando a los cardenales, manejando mal el dinero y todo este tipo de cosas, pero esto nunca se produjo.»

En lugar de obtener respuestas, dijo Milone, fue postergado en todo momento.

Becciu, el cardenal que hizo despedir a Milone, fue a su vez destituido de sus funciones curiales en septiembre de 2020, y obligado a renunciar a los derechos y privilegios de cardenal.

El despido del cardenal se produjo, al parecer, después de que al Papa Francisco se le presentara un expediente con pruebas de que Becciu había cometido graves delitos financieros. En julio de 2021, Becciu fue acusado de delitos financieros, junto con otras nueve personas relacionadas con la Secretaría de Estado, y actualmente está siendo juzgado.

Milone dijo que fue despedido porque estaba indagando en el tipo de registros que finalmente hicieron que Becciu fuera acusado: buscando en el departamento de Becciu registros de inversiones cuestionables y prácticas financieras ilícitas.

«Cuando empezamos a examinar los estados financieros de la Secretaría de Estado en marzo de 2016, nos entregaron un papel que mostraba aproximadamente 800 millones de euros en inversiones. Entonces pedimos la información y durante un buen número de meses nunca recibí dicha información.»

«Ahora sé por qué no me la daban, en base a lo que pasó con [las inversiones en Londres] Sloane Ave».

Milone explicó que cree que Becciu y sus colaboradores en el Vaticano estaban especialmente asustados después de que descubriera que APSA, el gestor de la cartera inmobiliaria y del patrimonio soberano de la Santa Sede, ya había violado la normativa curial al especular en el mercado inmobiliario londinense.

«Nos encontramos con esto, y evidentemente [la Secretaría de Estado] estaba muy preocupada de que descubriéramos lo de Sloane Ave. y otra serie de inversiones», explicó el ex auditor.

En un comunicado emitido a través de su abogado, el cardenal Becciu dijo a The Pillar:

«En este momento, Su Eminencia quiere confirmar lo que ya dijo al tribunal sobre el tema, que una vez más confirma como veraz y un relato honesto de toda la historia. No siente la necesidad de añadir nada a la misma ni le gustaría seguir litigando el asunto en la prensa, ya que respondió plenamente sobre ello en el tribunal.»

Milone dijo a The Pillar que, incluso antes de llegar al Vaticano, Becciu se mostraba escéptico con respecto a los esfuerzos de reforma financiera, preparando el terreno para su propia destitución final.

El ex auditor dijo que, en su opinión, el cardenal Becciu primero «entró en pánico» sobre las reformas financieras del Vaticano en 2015, cuando el cardenal George Pell, entonces Secretario de Economía, anunció una auditoría externa de todos los balances del Vaticano. Esa auditoría iba a ser realizada por PricewaterhouseCoopers (PwC).

Poco después de que comenzara la auditoría de PwC, el cardenal Becciu emitió un memorando en el que anunciaba su cancelación, una medida para la que Becciu carecía de autoridad legal, ya que la auditoría no estaba bajo la supervisión de la Secretaría de Estado. La cancelación se mantuvo de todos modos.

Milone dijo que Becciu canceló la auditoría de PwC cuando la firma envió cartas a los bancos y casas de inversión, pidiendo listas de cuentas del Vaticano, depósitos, firmantes y detalles similares.

«Cuando vieron esta lista [de peticiones], creo que les entró el pánico, porque se dieron cuenta de que estos tipos descubrirían muchas cosas que no querían contar, por eso despidieron a PwC».

Tras el despido de PwC y la cancelación de la auditoría, la Secretaría de Estado encargó a la oficina de Milone la realización de un nuevo proceso de auditoría.

«Me pidió que asumiera el trabajo Becciu, no Parolin. Hace poco se dijo que Parolin había decidido pedir a la oficina de Milone que realizara la auditoría cancelada] Parolin no decidió nada. Parolin fue llamado después de que Becciu hablara conmigo para hacer el trabajo».

Milone dijo que le dijo a Becciu: «No fui contratado para hacer esto», pero que si era necesario, él y su equipo estaban cualificados para realizar la auditoría.

«Pero también le dije: ‘Por cierto, debe saber que haré exactamente lo mismo que hubiera hecho Pricewaterhouse’, lo que le preocupó».

Finalmente, dijo Milone, la ansiedad de Becciu condujo a las falsas acusaciones de que estaba espiando.

Mientras que Becciu dijo a un juez del Vaticano que la decisión de destituir a Milone en 2017 fue tomada por el Papa personalmente, Milone dijo que Becciu lo había echado.

En la demanda presentada el viernes, Milone argumentó que Becciu lo acusó de «espionaje» porque su oficina en realidad estaba haciendo un trabajo legítimo de auditoría – y que informó personalmente al Papa Francisco sobre la corrupción curial.

«Lo que ocurrió», dijo Milone a The Pillar, «es que descubrí que había cardenales poniendo dinero en sus bolsillos, que estaban haciendo cosas extrañas, y mi línea de información era al Papa, así que informé todo al Papa».

En la rueda de prensa del 8 de noviembre, Milone dijo que su trabajo descubrió la malversación de cientos de miles de euros por parte de cardenales y prelados, proyectos de construcción ficticios y el uso de una institución de la Iglesia para supuestamente lavar dinero a partidos políticos italianos.

«Evidentemente, Becciu y sus amigos debieron conocer estos informes porque era el jefe de gabinete del Papa en ese momento, y se preocuparon porque ‘este tipo’ estaba poniendo en dificultades a estos cardenales», dijo a El Pilar.

«Hablé con el cardenal Parolin sobre esto, porque se suponía que debía informar al Papa, y el Papa dijo que quería que yo también hiciera un informe a Parolin, así que lo hice. El 1 de abril de 2016 fue la última vez que me reuní con el papa oficialmente porque me detuvieron después de eso».

«Con respecto a un cardenal, uno en particular, que se llevó mucho dinero, cuando informé al papa, el papa se puso por las nubes y dijo que fuera a verlo y recuperara el dinero. Le dije que ese no es mi trabajo, y que no era mi trabajo – mi trabajo era de auditor, no estoy ahí para cobrar dinero».

«Pero el Papa dijo: ‘Yo se lo diré, tú sólo ve y explica cómo te has enterado’, y el cardenal devolvió el dinero».

«Pero estas son las razones por las que aparentemente fui acusado de espionaje».

Milone dijo a El Pilar que desde su salida del Vaticano, hace cinco años, no ha podido conseguir otro trabajo a causa de las acusaciones que Becciu lanzó contra él, y el escándalo que ello supuso.

«No puedo trabajar porque las empresas de búsqueda de ejecutivos con las que he trabajado antes me dicen: ‘Ah, pero basta con que entres en Google y digan que estabas espiando, ¿cómo podemos presentarte como candidato?».

Milone dijo a El Pilar que mantuvo una «buena relación» con el cardenal Parolin después de que fuera forzado a salir, y que ambos se habían reunido «12 o 14 veces».

«Aparentemente, él estaba tratando de ayudarme a resolver este asunto», dijo Milone. «Al final, pedimos una solución amistosa, porque siempre he afirmado que me obligaron a dimitir por razones que eran injustas».

Pero Milone dijo que, aunque Parolin parecía inicialmente dispuesto a ayudar a limpiar su nombre, no pasó nada.

«Luego, en 2020, surgió el escándalo de Becciu, que puso de manifiesto una de las razones por las que me echaron. Así que le dije al cardenal Parolin: o encuentras una solución, o voy a presentar una demanda formal en el tribunal [de la Ciudad del Vaticano].»

Al final, dijo Milone a los periodistas el martes, «el cardenal Parolin siempre parecía querer ayudar, pero nunca ayudó».

Pannico, con cáncer terminal por culpa del Vaticano

Ferruccio Panicco es codemandante en la demanda de Milone contra la Secretaría de Estado.

Panicco, colaborador profesional de Milone durante mucho tiempo, fue contratado para trabajar con él en el Vaticano en 2015, y fue despedido con Milone en 2017. En la rueda de prensa del 8 de noviembre dijo que las circunstancias de su salida le habían acarreado graves consecuencias personales.

El contador dijo que cuando fue despedido, los registros médicos guardados en su oficina fueron incautados por la policía del Vaticano. Esos registros mostraban que Panicco tenía niveles elevados de PSA, un marcador clave del cáncer de próstata. También mostraban los resultados de las pruebas médicas a las que se sometió Panicco en las clínicas del Vaticano.

Sin los registros, Panicco tuvo que buscar un nuevo urólogo después de ser despedido, y repetir las pruebas médicas que ya se había hecho.

«Estimo que el retraso en el diagnóstico podría ser de al menos 12 meses, y creo que sin este retraso en el diagnóstico habría sido lo suficientemente temprano como para no tener una enfermedad incurable», dijo a los periodistas el martes.

Panicco padece un cáncer de próstata en fase 4. A pesar de las peticiones al cardenal Parolin y a otros funcionarios para que le devuelvan su historial médico, los documentos aún no han sido devueltos.

«Creo que ellos -el Vaticano- son culpables, no maliciosamente, de condenarme a muerte sin motivo, después de un sufrimiento lento y significativo», dijo Panicco.

En declaraciones a The Pillar este mes, Milone argumentó que Domenico Giani, ex jefe de la policía federal de la Ciudad del Vaticano, desempeñó un papel central en su salida del Vaticano.

Milone argumenta que Giani se involucró en su propia mala conducta financiera, y que cuando Milone lo descubrió, el agente de policía lo acusó formalmente de espionaje ilícito, y se cree que pudo haber puesto micrófonos en su oficina.

El 19 de junio de 2017, el día en que se vio obligado a dimitir, Milone dijo que se le presentó una acusación penal de la fiscalía de la Ciudad del Vaticano, que le acusaba de espionaje.

El documento, examinado por The Pillar, se basaba en un informe presentado por la Gendarmería, tras una investigación de siete meses.

Milone recuerda que descubrió que sus oficinas en el Vaticano habían sido intervenidas y los ordenadores de su oficina hackeados. También ha afirmado que, aunque presentó varias denuncias a la policía vaticana, la brecha de seguridad nunca fue investigada.

En declaraciones a El Pilar, Milone señaló que Giani «tenía un motivo para echarme», porque había descubierto pruebas de corrupción en la policía vaticana.

El auditor dijo a El Pilar que en la primavera de 2016 dio instrucciones a su equipo para que investigara la posibilidad de blanqueo de dinero en las oficinas de gobierno del Estado de la Ciudad del Vaticano.

«Cuando estábamos haciendo esto, encontramos un archivo muy extraño llamado ‘patrocinios’, y era el aparente patrocinio de la reforma del apartamento [del Vaticano] de Giani», dijo Milone.

Los individuos, normalmente cardenales, que tienen el uso de los apartamentos del Vaticano normalmente están obligados a pagar alrededor del 25% de sus propios costes de reforma, y a tener un presupuesto del proyecto aprobado antes de que comiencen las obras, siendo el individuo responsable de pagar el exceso de gasto.

«En el caso de Giani, él había llegado a un acuerdo para realizar la reforma con una empresa que no figuraba en la lista de proveedores aprobados por la Gobernación [del Vaticano]. Era una empresa de Milán. El presupuesto era de unos 270.000 euros, que era mucho dinero. Terminó siendo más de 400 [mil]. Las anotaciones de este expediente, que comprobamos, mostraban que la cantidad que tendría que haber reembolsado era de 170.000».

«Lo que [también] encontramos en este expediente fueron tres transferencias bancarias desde la cuenta bancaria del IOR de la Gendarmería a la Gobernación por 170.000 euros para pagar las reformas. Eso fue un patrocinio».

No había pruebas de que Giani hubiera sufragado personalmente los gastos de reembolso, tal y como prevé la política del Vaticano.

Milone dijo que envió informes de lo que había encontrado al Papa, después de su despido: »Le envié siete u ocho cartas, pero nunca respondió.

Giani dimitió como jefe de la Gendarmería del Vaticano en octubre de 2019, aparentemente por un documento filtrado en el que aparecían funcionarios investigados en la Secretaría de Estado y con prohibición de entrar en la Ciudad del Vaticano.

The Pillar no pudo contactar con Giani para que hiciera comentarios a estas declaraciones.

En declaraciones a los periodistas el martes, Milone dijo que no estaba convencido de que sus informes llegaran al Papa después de que sus reuniones cara a cara cesaran en 2016, y que creía que Francisco fue persuadido de despedirlo al año siguiente.

En el discurso anual de Adviento de Francisco a la curia romana en 2017, Francisco hizo una larga digresión en la que habló de «personas cuidadosamente seleccionadas para dar un mayor vigor al cuerpo y a la reforma, pero -sin comprender la elevada naturaleza de su responsabilidad- se dejaron corromper por la ambición o la vanagloria.»

En lo que se entendió ampliamente como una referencia a Milone, el Papa Francisco lamentó que «cuando son tranquilamente marginados, se declaran erróneamente mártires del sistema, de un «Papa mantenido en la oscuridad, de la vieja guardia…, en lugar de recitar un mea culpa.»

Milone no ha considerado oportuno ofrecer un mea culpa por su trabajo en el Vaticano. Su demanda pretende que la Santa Sede afirme que no necesita hacerlo.

En los años transcurridos desde la salida de Milone, el cardenal Becciu ha afirmado en repetidas ocasiones, incluso durante el actual juicio del Vaticano, que las disposiciones financieras de la Secretaría de Estado estaban fuera de la competencia de la Oficina del Auditor General, y que los repetidos esfuerzos de Milone por examinar las inversiones y los funcionarios del departamento constituían una violación de su mandato.

Milone rechazó rotundamente esa afirmación. «Tenía una lista de todas las entidades que debía examinar, que recibí tres o cuatro días después de ser nombrado, y la primera entidad de la lista de 136 era la Secretaría de Estado, y punto», dijo a The Pillar.

«Después de mi salida, el cardenal Marx [coordinador del Consejo de Economía de la Santa Sede] en septiembre de 2017 actualizó la lista, reduciendo el número de entidades a 120, pero de nuevo la primera en la lista era la Secretaría de Estado.»

El martes, Milone presentó y distribuyó copias de las listas formales de entidades que su antigua oficina debía auditar. En ambas figuraba la Secretaría de Estado.

«No sé de qué hablaba el cardenal Becciu. Yo hacía mi trabajo: tenía mis instrucciones y hacía mi trabajo».

«Nos reunimos con Becciu en la primavera de 2016, cuando no quiso mostrarnos las inversiones, y si era cierto lo que dijo [sobre que la secretaría estaba fuera de las competencias del auditor general], ¿por qué me recibió? ¿Por qué me mostró una hoja de Excel en la que aparecían 800 millones? ¿Por qué me demostró cómo organizaban su contabilidad?». 

A finales del año pasado, Milone dijo que le comunicó a Parolin que estaba «cansado de esperar» a que el Vaticano resolviera su situación, y añadió que pensaba presentar una reclamación legal formal.

Parolin, dijo Milone, se comprometió a levantar el secreto pontificio que se había impuesto a la investigación sobre Milone. La idea, dijo Milone, era que una vez que se aclararan las acusaciones de la investigación, podría restaurar su reputación.

En cambio, Milone dijo a los periodistas el martes, cuando se reunió con el nuevo Promotor de Justicia del Vaticano, Alessandro Diddi, se le informó de que la investigación sobre él se había reactivado y se le había asignado un nuevo número de protocolo, lo que hizo que la investigación inactiva cobrara vida.

Según Milone, Diddi presentó papeles aparentemente incautados en su antigua oficina como prueba de su «espionaje».

Pero los papeles presentados eran un registro de contratos del Vaticano con un abogado estadounidense, Jeffrey Lena, según Milone, que había reunido cuando el Papa le pidió un informe sobre los contratistas externos.

Lena, de California, fue utilizado como abogado y consultor por el Vaticano durante muchos años, incluso durante el reinado de Benedicto XVI, y se cree ampliamente que fue el principal autor del Informe McCarrick publicado en 2019.

Milone dijo que no podía entender lo que se supone que el expediente iba a probar sobre él.

«Les dije que si realmente buscaban cuidadosamente en todos los papeles que tenían, encontrarían el informe real que envié al Papa», dijo Milone. «Esto fue algo en lo que tropezaron y se equivocaron, claramente».

Más desconcertante, dijo Milone, fue cuando los fiscales presentaron un informe que, según ellos, probaría que Milone había rastreado las señales de GPS de los teléfonos móviles de tres funcionarios del Vaticano: Gian Franco Mammì, director del IOR; Daniel Casey, asesor laico del cardenal Pell en la Secretaría de Economía; y Tomasso di Ruzza, director de ASIF, el organismo de control financiero del Vaticano.

«¿Por qué demonios iba a rastrear a estas tres personas?» dijo Milone a los fiscales.

«Primero, no es nada parecido a lo que haría un auditor. Segundo, no tengo ningún interés, y si quisiera hablar con estas personas simplemente cogería el teléfono o cruzaría la calle y hablaría con ellos.»

«Y tercero, no tendría ni idea de cómo conseguir un informe de esta naturaleza», dijo.

Los fiscales también habrían cuestionado a Milone con otro documento, que según ellos era un acuerdo de no divulgación firmado por Milone con un contratista externo.

Milone dijo que examinó el documento de cerca cuando no lo reconoció, y dijo que parecía ser una fotocopia de su firma impuesta en la página.

Más interesante, dijo, era la fecha que aparecía en la página.

«Dije ‘¿Te has fijado en las fechas? Fui nombrado el 5 de junio de 2015. La fecha de este acuerdo de no divulgación es el 15 de abril’».

«Este es el tipo de cosas que sucederían» cuando se reunió con los fiscales, dijo Milone a El Pilar.

«Estoy absolutamente tranquilo de que soy inocente, aunque obviamente sufro un gran estrés y tensión».

Al preguntársele por qué los fiscales del Vaticano no le han llamado como testigo durante el juicio por delitos financieros que se está celebrando en el Vaticano, Milone dijo: «Obviamente, tienen miedo de que revele otros asuntos que aún no han salido a la luz. Pero van a salir de todos modos porque están todos en la demanda que he tenido que presentar ahora».

Milone dijo que tenía una segunda entrevista con los fiscales del Vaticano, programada para el lunes, para hablar de su investigación, ahora reactivada, sobre su permanencia en el Vaticano.

Después de eso, dijo Milone, espera verlos en el tribunal.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículo anterior Monseñor Robert Mutsaerts, obispo auxiliar de la diócesis de ‘s-Hertogenbosch, en los Países Bajos abandona el proceso sinodal tras calificarlo de vil y de ser una nueva torre de Babel. «ESTÁN ALEJANDO A LA GENTE DE LA SALVACIÓN»
Siguiente publicación ¿Quién está perdiendo -y quién está ganando- la guerra en Ucrania?